Carlos Medellín Forero
Artículo publicado en primera página de Lecturas Dominicales de El Tiempo, el 21 de enero de 1968.

Se impone hacer del tema colombiano, con afectividad de sano nacionalismo, una cátedra general y permanente.

Una visión general de nuestro sistema educativo en sus componentes elementales, parece ser el natural presupuesto de cualquiera acción reformadora, porque ninguna política cultural o pedagógica respondería en otra forma a los requerimientos de la verdad social. ¿Quién debe responder a esta necesidad? Todos a una. Los que directamente, desde la función estatal o en el sector privado, han asumido la más dispendiosa y grave de las responsabilidades entre las que pesan sobre la comunidad. Y son tan extensas sus raíces, que proceden desde la célula primaria del organismo social, de manera que prácticamente nadie que de él forme parte con algún significado, puede considerarse ajeno a esta vocación.

Leer más: La calidad, un imperativo de la educación

Carlos Medellín Forero
Oración de estudios de la ceremonia de graduación de la primera promoción de bachilleres del Claustro, en noviembre de 1970 en el Teatro Colón de Bogotá.

Y bien, querido amigo, finalmente obtuvo tu esfuerzo el resultado que te proponías: eres bachiller. Esto significa que ha concluido la primera etapa realmente importante de tu existencia. Fueron once o doce años que transcurrieron con velocidad, entre las contingencias propias de las personas de tu edad. Pequeños problemas que para ti eran grandes, pero que ahora, a distancia, ves en su verdadera dimensión. Acaso muchos de ellos te hagan sonreír. Sin embargo, no olvides cuánto te aprovecharon, por intranscendentes que fueran. Debes agradecerlos.

Leer más: Epístola moral a un bachiller colombiano

Carlos Medellín Forero
Artículo publicado en Lecturas Dominicales de El Tiempo, el 20 de noviembre de 1966.

Seiscientas cincuenta y cinco horas anuales en la educación primaria, y mil ciento setenta en el bachillerato, dedican los programas oficiales a las llamadas actividades coprogramáticas incluyendo la educación estética. Si se comparan con la intensidad horaria de las materias puramente intelectuales, que son las tradicionales de toda instrucción escolar, forzoso es aceptar que aquellas disponen de un tiempo suficiente para aprovecharlas en toda la extensión deseable, si es que se las quiere utilizar en su incalculable valor educativo.

Leer más: Hay tiempo para la formación, además de la simple información

Carlos Medellín Forero
Artículo publicado en primera página de Lecturas Dominicales de El Tiempo, el 17 de octubre 1965.

Nunca se insistirá demasiado sobre la necesidad de dar a nuestra educación un contenido verdaderamente colombiano, dentro de las técnicas y los sistemas universalmente establecidos y probados. Hay temas y conceptos sobre los cuales es preciso estar volviendo sin temor a la repetición, cuando para ellos tenemos poca memoria o escasa atención. Y hay también ciertos principios elementales que, por ello mismo, suponemos están fuera de toda discusión, y que, sin embargo, al tratar de localizarlos en su ubicación natural, su ausencia nos causa desconcierto. Pues a la educación colombiana, si de ella puede hablarse en estricta verdad, le sigue ocurriendo lo que muchas veces hemos glosado en sus prospectos generales, una evidente inclinación hacia el universalismo deshumanizado y una mentalidad perfeccionista cada vez más alejada de las realidades sociales que en ella se deben reflejar con honda proyección creadora.

Leer más: La educación colombiana en busca de una fisionomía

Próximos eventos

Sorry, we currently have no events.
View All Events